Cloud computing vs Outsourcing

Cloud computing vs Outsourcing

¿Qué es el Cloud Computing?

El cloud computing, o computación en la nube, se refiere a la entrega de servicios informáticos a través de internet. En lugar de ejecutar aplicaciones o almacenar datos en servidores locales o en dispositivos físicos, el cloud computing permite acceder a recursos computacionales, como servidores, almacenamiento, bases de datos, software y otros servicios, a través de la infraestructura de internet.

Algunos ejemplos comunes de servicios de computación en la nube incluyen el almacenamiento de datos en la nube, el alojamiento web, la ejecución de aplicaciones en la nube, el procesamiento de datos, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, entre otros.

Los beneficios del cloud computing incluyen la escalabilidad flexible, el acceso bajo demanda a recursos informáticos, etc.

¿Y qué es el Outsourcing?

El outsourcing, también conocido como tercerización o externalización, es el proceso mediante el cual una empresa delega ciertas funciones, procesos o tareas a un proveedor externo especializado. En lugar de llevar a cabo esas actividades internamente, la empresa contrata a otra entidad para que las realice en su nombre.

El objetivo principal del outsourcing es permitir que una empresa se enfoque en sus competencias principales y estratégicas, mientras externaliza actividades secundarias o no fundamentales. Al hacerlo, se espera lograr una mayor eficiencia, reducir costos y mejorar la calidad y la atención al cliente.

¿Cuáles son las difrencias entre Cloud computing y Outsourcing? Cloud computing vs Outsourcing

Cloud computing vs Outsourcing: si bien, están relacionados en el sentido de que ambos implican el uso de recursos o servicios externos, son conceptos distintos y no deben confundirse. A menudo, se pueden presentar situaciones en las que el cloud computing y el outsourcing se combinen, pero eso no significa que sean lo mismo.

  1. Alcance de los servicios: el cloud computing se refiere específicamente a la entrega de servicios informáticos a través de internet. Se centra en la infraestructura, plataformas y software disponibles en la nube. Por otro lado, el outsourcing abarca una gama más amplia de servicios empresariales y puede incluir funciones no relacionadas con la tecnología. Como por ejemplo, recursos humanos, contabilidad, fabricación, entre otros.
  2. Enfoque: el cloud computing se centra en la provisión de servicios informáticos, como almacenamiento en la nube, procesamiento de datos o alojamiento de aplicaciones, por parte de proveedores especializados en la nube. En contraste, el outsourcing se refiere a la tercerización de funciones o procesos específicos de una empresa a un proveedor externo, ya sea en el ámbito tecnológico o en otras áreas de negocio.
  3. Propiedad de la infraestructura: en el cloud computing, la infraestructura y los recursos computacionales son propiedad del proveedor de servicios en la nube. En el outsourcing, la empresa contratante todavía puede mantener la propiedad de los activos y recursos relacionados con la función externalizada, pero son gestionados y operados por el proveedor externo.
  4. Flexibilidad y escalabilidad: el cloud computing ofrece una mayor flexibilidad y escalabilidad en comparación con el outsourcing tradicional. El outsourcing puede ser menos flexible en términos de adaptación rápida a las fluctuaciones de la demanda. Esto, ya que implica la contratación de un proveedor externo para llevar a cabo una función o proceso específico durante un período determinado.

En resumen, el cloud computing se refiere a la entrega de servicios informáticos a través de la nube. En tanto, el outsourcing es la tercerización de funciones o procesos empresariales a proveedores externos.


Lea lo último de nuestro blog: «Respaldo en la nube para empresas: razones para tener un backup y su importancia».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 3 =